miércoles, 14 de diciembre de 2011

Las palabras, su estructura, gestor documental

  Hoy voy a hablar de las palabras. Éstas forman parte del lenguaje y a su vez permiten la comunicación. Gracias al "correcto" uso de las palabras podemos transmitir las ideas (información) que, una vez procesadas por nuestro cerebro nos sirven para algo (conocimiento). Estos conceptos, a priori tan simples, son los mayores quebraderos de cabeza para los desarrolladores en entornos informáticos. Y es que, simular el pensamiento humano ya no es tan fácil.
  
  Pues bien, hay disciplinas, ubicadas en las llamadas "Ciencias de la Documentación" que llevan desarrollando herramientas que intentan simular los comportamientos humanos en cuanto a la representación y codificación  de la información. Por supuesto que me refiero a los tesauros y las clasificaciones (tanto temático-bibliográficas como funcional-archivísticas) y todos sus derivados. Todo ello se desarrolla para conseguir el control del lenguaje y utilizarlo como herramienta de identificación y recuperación de los documentos.

  Actualmente, la democratización de las nuevas tecnologías ha incluido un factor que está resultando  determinante en el uso de las palabras como clave para la identificación y recuperación documental. Es lo que podríamos llamar lenguaje individual y el colectivo.

  El lenguaje individual o, mejor dicho el lenguaje que todos utilizamos como individuos, es aquel que nos permite comunicarnos y, en esa comunicación hay un interés por parte de los interlocutores por entenderse. El lenguaje colectivo o social es el que utilizamos para poner a disposición de los demás el conocimiento que nosotros tenemos. El estudio del lenguaje social podría dar muchas pistas de cómo desarrollar técnicas adaptadas a las nuevas tecnologías. La dificultad está en poder identificar ambos lenguajes en cualquier contexto electrónico y poder extraer unos modelos o patrones terminológicos útiles, por lo menos para el mismo tipo de contexto.

  El gestor documental (para empresas) o de contenidos (para web) es un tipo de software que se utiliza para recoger información, procesarla y ponerla en conocimiento de personas interesadas, mediante la publicación o la transmisión. Casi todos los programa diseñados utilizan apartados para "categorías" y "etiquetas". Pues de una buena definición de estas áreas va a depender el éxito de la información que se maneje. En la empresa porque nos permitirá organizar la información de forma estructurada y predefinida. Y en el entorno web porque será la diferencia entre que lleguemos al interlocutor o no.

  En ambos casos se echa de menos una mayor perspectiva temporal en el que se contemple qué va a ocurrir con toda esa información en el tiempo. Pero ya es otra historia...

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber tú opinión: