jueves, 12 de abril de 2012

8 modelos de negocio para archiveros


       La Ciencia Archivística es tan rica y extensa que, si nos lo propusieramos, podríamos ofrecer una variedad de servicios que nosotros mismos a veces no somos conscientes. Ahora que estoy preparando un artículo para una revista relacionado con los temarios de oposiciones y cómo encajarán en el futuro, me estoy dando cuenta del potencial del colectivo archivero en tareas que solemos desarrollar generalmente de forma autodidacta.



  Existen muchas formas de desarrollar nuestra actividad y ello implica conocer los modelos de negocio que hoy triunfan como son la publicidad y la formación, pero os propongo alguno más:

  • Oposiciones a los niveles facultativo, ayudante y auxiliar. Habitualmente son del Ministerio de Cultura pero las universidades y algunas consejerías también las convocan.
  • Consultoría de gestión documental, que suele contratarse para proyectos integrales de gestión de documentos. Se suelen combinar disciplinas (fondos de archivo, bibliográficos, fotográficos, etc.) e incluir la formación de los usuarios.
  • Digitalización de fondos que no siempre están descritos o pertenecen a repositorios con un tratamiento no archivístico, algo bastante habitual en fondos que quieren ser accesibles a través de Internet y que se digitalizan y se recuperan como piezas únicas (fuera de su contexto orgánico-funcional).
  • Informatización de inventarios y proceso técnico de expedientes. Suele ser muy interesante para entidades con una o dos series documentales estructurales y que conllevan un volumen de documentación muy grande.
  • Documento del mes: es una selección de un documento curioso o representativo de la institución, del lugar o de una situación que se expone y que se está generalizando en muchos archivos. Este tipo de campañas se enmarcan en la estrategia de comunicación de las entidades.
  • Diseño de flujos documentales. Aunque este negocio no sea muy conocido en el entorno archivístico es el colectivo que mejor preparado está para diseñarlo y es lo que suele atascarse en los procedimientos de calidad: los documentos que representan los procesos de gestión.
  • Testeadores de las oficinas virtuales. Cada vez son más las administraciones públicas que permiten realizar trámites online. Esto supone un enorme esfuerzo de desarrollo no solo a nivel de programación, sino de seguridad de la información y garantía diplomática de los documentos que se producen y gestionan. Un archivero es el que mejor posición tiene entre las necesidades de garantía y las facilidades para el usuario.
  • Gestor de comunidades archivísticas. Trabajo que me parece actualmente muy importante para difundir y dar a conocer esta profesión en diferentes sectores como los ayuntamientos, universidades, hospitales, juzgados, puertos, aeropuertos... que va mucho, pero que mucho más allá de "guardar papeles".

2 comentarios:

  1. Hola Mónica

    Comparto contigo la necesidad de buscar vías novedosas, alternativas y que sepan aportar valor. Si tenemos identificada una necesidad, tenemos un servicio que prestar y un proyecto que abordar. Estamos escribiendo en Consultores Documentales temas relacionados que pueden acompañar tu contenido. Un saludo, Emilio Sanz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emilio por tu comentario y, me ha encantado la parte del conflicto técnico-comercial que sufrimos muchos. Enhorabuena por tu blog. Un saludo

      Eliminar

Queremos saber tú opinión: