jueves, 3 de enero de 2013

De vuelta con los documentos

  Han pasado más de dos meses, lo sé, pero las Navidades son muy absorbentes si tienes peques en casa. Ya estoy de vuelta. Y, para empezar me gustaría tratar dos cosas, la primera es la pena que me ha dado el saber que Archivistica.net ya no se publica. Sus fuentes de información son muy buenas sobre el mundo documental, pero, como los buenos archiveros, se trata de un trabajo concienzudo, constante y "por amor al arte". Mucha suerte Mª José Aldaz, a quien no conozco personalmente pero su trabajo virtual es su mejor carta de presentación.

  La segunda, solo para abrir boca, me pasó el otro día intentando buscar un nombre en el Catastro de Ensenada. Vale que no pueda hacer una búsqueda a texto completo, vale que tenga que navegar jerárquicamente hasta llegar a las páginas. Pero ¿cómo piensan que voy a abrir fichero por fichero (cada fichero corresponde a una página digitalizada) en libros de más de 500 páginas? No entiendo la ineficacia de un proyecto tan interesante como es la digitalización, y a muy buena resolución por cierto, de una fuente de información histórica tan importante. Si hay alguien que me lo explique, por favor, estaré encantada de retractarme.

Un saludo y feliz año

4 comentarios:

  1. buenas, sobre PARES a mi me surge otra cuestión. Todos conocemos las ventajas de la digitalización, pero PARES no mide (bueno ni PARES ni otras tantas instituciones). Siempre se ha dicho que digitalizar requiere un proyecto que optimice recursos y logre los objetivos marcados, pero yo me pregunto acerca de éstos. ¿De qué se trata? ¿De que todo el mundo pueda acceder a los documentos digitalizados fácilmente a través de Internet? Creo que hubo un momento en el que se confundió lo que significa acceso. Parece que acceder en PARES, para el común de los mortales, consiste en visualizar los documentos. Pero el acceso debería implicar llegar hasta la comprensión del contenido, ¿cuántos documentos digitalizados en PARES son susceptibles de ser leídos y entendidos por las personas que no están familiarizadas con la paleografía y la diplomática? Yo juraría que un porcentaje más bien pequeño. El verdadero acceso a la cultura ha de ser para todos, y la digitalización no es la panacea. Da la sensación de que PARES no se detiene a pensar cuántos usuarios llegan al fondo de cada documento digitalizado, sino que mide su supuesto éxito en función de los miles de documentos digitalizados. A mi se me ocurren unas cuantas soluciones, pero en fin, para otro día. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena que seas anónimo porque no te falta razón en muchas cosas pero el motivo de mi entrada no pretendía demonizar a PARES. Creo que un buen proyecto. Lo que que quería era hacer de altavoz sobre algo que muchas veces se nos olvida: el objeto de nuestro trabajo, salvando la parte de preservación y conservación, es velar por los intereses de las personas a las que servimos.
      Si Cultura decide que todo el mundo "acceda" a los fondos históricos, pues que sea de verdad. Me parece que se ha optimizado muy poco el esfuerzo de la digitalización. No me refiero a que se ofrezcan más servicios como el de la descripción o la transcripción, que, además podían rentabilizar la inversión si fueran de pago ¿no?

      Eliminar
    2. Repleto de grandes y brillantes ideas está este post. Está bien claro, por qué nos obliga una página web a pasar folio a folio (no son páginas, por cierto, hay una sutil diferencia) hasta encontrar la que necesitamos consultar. Es más, en cualquier libro que leemos, sea el Tractatus de Wittgenstein o la última novela de Paulo Coelho, tenemos también que pasar cada página para poder leerlo. Deberían concentrar toda la información en una sola y poderse implantar en el cerebro con un mero vistazo.

      Respecto a las transcripciones de documentos digitalizados manuscritos en sistemas de escritura antiguos, lo mismo, tampoco entiendo porque no ofrecen las webs transcripciones y traducciones a todos los idiomas, como hace google translator. Así, tan fácil. Y, ya de paso, por qué no hay webs que permitan al usuario interpretar diplomáticamente el documento, contextualizarlo... y, en definitiva, interpretarlo.
      Quedo a la espera de que google pronto atienda a los usuarios que no soportamos más estas lamentables trabas que la historia de la cultura y el Departamento Ministerial de turno nos pone, y consiga una aplicación que busque, localice, transcriba e interprete los documentos. Y finalmente, nos escriba un artículo... o un post, automaticamente.

      Gracias por su atención.

      pd. Ah, por cierto, el Catastro de Ensenada digitalizado por Pares tiene un buscador de localidades
      http://pares.mcu.es/Catastro/servlets/ServletController?ini=0&accion=0&mapas=0&tipo=0

      Eliminar
    3. Supongo que no serás el mismo "anónimo" del anterior comentario, así que contestaré para explicarme mejor.
      Yo me refiero a la necesidad de abrir fichero a fichero para cada página (lo reitero) cuando hay herramientas como la que publicó no hace mucho Documanía 2.0 (véase enlace) que permiten LEER un documento con varias páginas. Y respecto a mi contestación al anterior anónimo, solo son sugerencias para rentabilizar un proyecto público, es decir, ofertar "otros" servicios "de pago" en la página que proporcionarían trabajo a cierto colectivo y permitirían a los profanos acceder a transcripciones desde la misma web de Pares.

      Enlace: http://documania20.wordpress.com/2012/10/08/herramientas-en-la-web-2-0-flipviewer/

      Por cierto, este es el último mensaje que cuelgo de este estilo en el blog. A partir de ahora, si no hay una aportación positiva que ofrezca ideas o alternativas no será publicado.

      Eliminar

Queremos saber tú opinión: